Carrera Solidaria – Síndrome de Down

carrera-solidaria-sindrome-down

Ayer, junto con mi amigo y colaborador en este blog Pedro García, participamos en la Carrera Solidaria por el Día Mundial del Síndrome de Down.

El Día Mundial del Síndrome de Down se celebra el 21 de Marzo, fecha en la que todas las asociaciones reivindican los derechos del colectivo, suponiendo una jornada de sensibilización hacia las personas con esta discapacidad intelectual.

“La carrera en la que todos ganamos” se ha celebrado en el Parque Juan Carlos I de Madrid en dos recorridos, uno de 1,5 kilómetros y otro de 8 kilómetros el día 18 de Marzo.

En lo personal ha sido otra jornada excelente en la que hemos podido unir deporte con nuestro granito de arena a apoyar esta discapacidad intelectual.

Puedes obtener más información en el siguiente enlace:

http://www.lacarreraenlaquetodosganamos.com/down_carrera.html

tweri en AppCircus – Apps On Health

AppCircusOnHeath

Tengo el placer de comunicar que tweri ha sido seleccionada para edición Apps ON Health que organiza AppCircus.

Apps ON Health es la primera conferencia en Europa que reúne a los líderes internacionales del pensamiento para explorar las oportunidades de negocio de aplicaciones móviles en la salud. A la conferencia, que se celebrará el próximo 19 de Marzo en Barcelona (Hospital Sant Joan de Déu), reunirá a médicos, enfermeras, pacientes, promotores, agencias, … en una competición para prestar atención a las personas de manera más eficiente.

Os dejo en enlace en el que podéis encontrar toda la información:

http://www.amiando.com/appsonhealth.html

Además, podéis ver las aplicaciones con las que competimos en el siguiente enlace:

http://appcircus.com/blog/appcircus-on-health-barcelona-selected-apps

 

Me gusta que los planes salgan bien, sobre todo si se llevan a cabo.

Cuando se hace todo lo contrario a lo que se tiene previsto te hace ver que lo difícil es implantar las ideas que tienes en la cabeza.

Primera carrera popular (y esperemos que no sea la última), de camino con mi compañero de kilómetros hacia la casa de campo, marcando una estrategia para poder realizar los 5 km lo más dignamente posible. Sencilla muy sencilla, los primeros 2 kilómetros de “calentamiento” para ir engrasando la máquina. Y posteriormente ir incrementando el ritmo para acabar fuerte y poder hacer un buen tiempo personal.

Lo que tiene los novatos, llegamos sin poder inscribirnos debido a que esperamos demasiado tarde,…, anuncio del speaker de que puedes inscribirte en el momento. Se nos pone todo de cara para poder contribuir con una buena causa. Pues no, solo había dinero para un dorsal. ¿Y para que llevar dinero a una carrera? Vaya somos dos y no llevo dorsal, en principio no pasa nada, para la próxima. Al rato encontramos a un buen samaritano y me presta el dinero de la inscripción. ¡Ya tengo dorsal!

Quedan 20′, habrá que calentar. Unos trotes, unos estiramientos, una vuelta detrás de un árbol… y nos dirigimos a la salida. Seguimos marcando la estrategia que tenemos muy clara. Seguimos viendo gente conocida y cada vez nos animamos más. Llega la hora de la salida y ponemos en práctica nuestra estrategia, eso si durante 200 metros (bueno que más da) estamos de ánimo hasta arriba, y empezamos a adelantar a la gente. El ritmo es bueno y estamos pletóricos.

En un momento se empieza a ver la meta, mi pensamiento es que no ha sido para tanto, pero claro veo el cartel de dos kilómetros y miro mi pulsómetro,…, y pienso “vaya tenemos un problema”. Mensaje al compañero para que siga a su ritmo y me toca sufrir, me quedan casi tres kilómetros y he gastado gran parte de mis reservas. Mi primer pensamiento es cuestionarme por que no seguí el plan. No solo eso, sino que he realizado todo al contrario.

Lo importante ya no es solo tener una buena idea, sino saber llevarla a cabo. No precipitarse y cubrir los pasos necesarios para llegar al final. Buena lección para la próxima carrera que va a ser un poco más larga.

III Carrera Solidaria por las Enfermedades Raras – FEDER

FEDER Enfermedades Raras - III Carrera Popular

Hoy, junto con mi amigo y colaborador en este blog Pedro García, hemos estado en la III Carrera Solidaria por las Enfermedades Raras celebrada en la Casa de Campo de Madrid.

El 28 de Febrero fue el Día Mundial de las Enfermedades Raras, con este movito, FEDER (Federación Española de Enfermedades Raras) ha celebrado este primer Domingo de Marzo una carrera popular de apoyo tanto a las personas afectadas como a sus familias.

En lo personal ha sido una mañana excelente en la que hemos podido hacer un poco de deporte (4,3 Kms) y colaborar con nuestro granito de arena en esta causa.

Reflexión sobre Productividad

TIME_2010_wall

Actualmente seguimos teniendo presente en muchas empresas una a Sociedad Industrial, pero forman parte de la Sociedad del Conocimiento.

Algunos prototipos que tenían sentido entre los trabajadores de fábricas siguen usándose, sin modificarse, entre los trabajadores de oficina o personal de conocimiento.

Una evidencia  es la obstinación que todos tenemos en considerar el factor tiempo como el elemento principal para medir nuestra  productividad.

La palabra tiempo la tenemos presente en cualquier conversación y además la utilizamos como la excusa clásica que en algún momento todos hemos dado: “no he podido hacer… porque no he tenido tiempo” o “es que si tuviera tiempo lo hubiera hecho”.

Todos cometemos el error de valorar las personas que trabajan mucho, es decir, que trabajan muchas horas. Párate a pensar un momento ¿cuánta gente conoces que cuando quieren recalcar sus cualidades como mejor empleado  mencionan “es yo soy muy  trabajador” o “yo trabajo mucho”, pero ¿conoces a alguien que diga “soy muy productivo”?

El problema radica en que todavía hoy en día existen bastantes empresas en las que el presentismo – hasta que no se vaya el jefe no me voy – sigue siendo un valor que se cuida y promueve. Salir a las ocho o nueve de la tarde/noche, todos los días, se considera un modelo de medición de la productividad y de involucración con la empresa.  Pero no se tiene en cuenta las pérdidas de tiempo que han tenido a lo largo del día, provocando la inefectividad de sus tareas, procesos y procedimientos.

Este tipo de conducta es lo que provoca el fenómeno denominado Workaholic –adicto al trabajo – habitualmente muchas empresas  relacionan  actividad con productividad y defienden a este tipo de empleados que se muestra como ejemplo ante los demás – frases del perfil “ hacer muchas cosas sin perder el tiempo”, “no puedo perder el tiempo” –  esto es considerado como alta productividad, sin prestar atención a la efectividad del trabajo realizado, errores generados por una persona estresada de forma progresiva y, normalmente, más reactivo que proactivo.

Los paradigmas que continúan presentes en muchas mentalidades, están tan acomodados y compartidos en la sociedad  que resulta  imposible renunciar a la utopía de no pertenecer a ese grupo.

Nosotros, todos aquellos que pertenecemos a la Sociedad del Conocimiento tenemos que cambiar, ya que se trata de procesos mentales — no de  trabajadores de fábrica — por este motivo no tiene sentido aplicar los estándares productivos de éstos.

La cantidad de valor añadido que podemos aportar a cada una de nuestras acciones  es lo que va a medir nuestra productividad, y esto se incremente con nuestras capacidades de analizar, diseñar e innovar.

Creo que ha llegado el momento de plantear soluciones y estrategias para cambiar esta sociedad, para empezar el cambio debemos hacerlo nosotros primero y aportar nuestro granito de arena.

No te preguntes lo que tu país puede hacer por ti. Pregúntate lo que tú puedes hacer por tu país. (John F. Kennedy)