Olimpia2: App android para combatir el sedentarismo

Captura de pantalla 2013-10-04 a la(s) 13.05.16

El pasado 1 de octubre de 2013, Adrián Recio Pulido, alumno de la Universidad Carlos III de Madrid, presentó su Trabajo Fin de Grado “Olimpia2: una aplicación para smartphones Android que combate el sendentarismo en la juventud”.

La aplicación nace con un objetivo: resolver el problema del sendentarismo y obesidad infantil mediante la unión de los videojuegos, la bicicleta y la tecnología móvil.

Mediante la creación de un videojuego dependiente del contexto en el que se fomenta la participación en equipos mediante el ciclo: entrena, combate, gana (bonus) se consigue la participación de los niños en un juego, haciéndoles que puedan realizar ejercicio físico también.

La aplicación tiene muchas ideas de futuro como informar sobre hábitos saludables de alimentación o crear un canal de comunicación con los padres.

¡Enhorabuena Adrián!

Carrera Solidaria – Síndrome de Down

carrera-solidaria-sindrome-down

Ayer, junto con mi amigo y colaborador en este blog Pedro García, participamos en la Carrera Solidaria por el Día Mundial del Síndrome de Down.

El Día Mundial del Síndrome de Down se celebra el 21 de Marzo, fecha en la que todas las asociaciones reivindican los derechos del colectivo, suponiendo una jornada de sensibilización hacia las personas con esta discapacidad intelectual.

“La carrera en la que todos ganamos” se ha celebrado en el Parque Juan Carlos I de Madrid en dos recorridos, uno de 1,5 kilómetros y otro de 8 kilómetros el día 18 de Marzo.

En lo personal ha sido otra jornada excelente en la que hemos podido unir deporte con nuestro granito de arena a apoyar esta discapacidad intelectual.

Puedes obtener más información en el siguiente enlace:

http://www.lacarreraenlaquetodosganamos.com/down_carrera.html

Me gusta que los planes salgan bien, sobre todo si se llevan a cabo.

Cuando se hace todo lo contrario a lo que se tiene previsto te hace ver que lo difícil es implantar las ideas que tienes en la cabeza.

Primera carrera popular (y esperemos que no sea la última), de camino con mi compañero de kilómetros hacia la casa de campo, marcando una estrategia para poder realizar los 5 km lo más dignamente posible. Sencilla muy sencilla, los primeros 2 kilómetros de “calentamiento” para ir engrasando la máquina. Y posteriormente ir incrementando el ritmo para acabar fuerte y poder hacer un buen tiempo personal.

Lo que tiene los novatos, llegamos sin poder inscribirnos debido a que esperamos demasiado tarde,…, anuncio del speaker de que puedes inscribirte en el momento. Se nos pone todo de cara para poder contribuir con una buena causa. Pues no, solo había dinero para un dorsal. ¿Y para que llevar dinero a una carrera? Vaya somos dos y no llevo dorsal, en principio no pasa nada, para la próxima. Al rato encontramos a un buen samaritano y me presta el dinero de la inscripción. ¡Ya tengo dorsal!

Quedan 20′, habrá que calentar. Unos trotes, unos estiramientos, una vuelta detrás de un árbol… y nos dirigimos a la salida. Seguimos marcando la estrategia que tenemos muy clara. Seguimos viendo gente conocida y cada vez nos animamos más. Llega la hora de la salida y ponemos en práctica nuestra estrategia, eso si durante 200 metros (bueno que más da) estamos de ánimo hasta arriba, y empezamos a adelantar a la gente. El ritmo es bueno y estamos pletóricos.

En un momento se empieza a ver la meta, mi pensamiento es que no ha sido para tanto, pero claro veo el cartel de dos kilómetros y miro mi pulsómetro,…, y pienso “vaya tenemos un problema”. Mensaje al compañero para que siga a su ritmo y me toca sufrir, me quedan casi tres kilómetros y he gastado gran parte de mis reservas. Mi primer pensamiento es cuestionarme por que no seguí el plan. No solo eso, sino que he realizado todo al contrario.

Lo importante ya no es solo tener una buena idea, sino saber llevarla a cabo. No precipitarse y cubrir los pasos necesarios para llegar al final. Buena lección para la próxima carrera que va a ser un poco más larga.

III Carrera Solidaria por las Enfermedades Raras – FEDER

FEDER Enfermedades Raras - III Carrera Popular

Hoy, junto con mi amigo y colaborador en este blog Pedro García, hemos estado en la III Carrera Solidaria por las Enfermedades Raras celebrada en la Casa de Campo de Madrid.

El 28 de Febrero fue el Día Mundial de las Enfermedades Raras, con este movito, FEDER (Federación Española de Enfermedades Raras) ha celebrado este primer Domingo de Marzo una carrera popular de apoyo tanto a las personas afectadas como a sus familias.

En lo personal ha sido una mañana excelente en la que hemos podido hacer un poco de deporte (4,3 Kms) y colaborar con nuestro granito de arena en esta causa.

Cuanto más “aprendo” menos se

michael-phelps

Probablemente muchas de las circunstancias a las que nos enfrentamos en nuestra vida nos producen una sensación de miedo. Un miedo que puede condicionar nuestras acciones.

Los deportistas no se libran de este miedo, probablemente se tengan que enfrentar a multitud de situaciones en las cuales tengan que vencerlos o intentar superarlos. Numerosos son los momentos en los cuales podemos apreciarlo. Este viernes viendo un combate de boxeo entre Floyd Mayweather y Gatti (campeonato del mundo superligero CMB en 2005), el primero estaba castigando a Gatti (el campeón) haciéndole besar la lona varias veces, levantándose otras tantas el campeón. Hasta que tuvieron que suspender el combate, pero Gatti seguía y seguía. No creo que Mayweather no tuviera miedo, a mi me lo daría.

¿Quién podría pensar que Michael Phelps le tuviera miedo al agua cuando tenía 7 años? En su bibliografía explica que se refugia en ella para no oír discutir a sus padres. ¿Algo que te da miedo puede ayudarte? ¿O el hecho de intentar vencerlo es lo que te ayuda?

Todo el mundo conoce a Mike Tyson más conocido como el terror del Garden (¿será por que producía miedo a sus rivales?), Peso pesado del boxeo que fue el campeón del mundo más joven. En el documental dirigido por James Toback comenta que “No soy un animal. Solo soy un ser humano asustado”.

Pete Mickeal jugador de baloncesto del Regal Barcelona comenta en una entrevista para Marca que no siente miedo en los momentos importantes debido a que vivió el suicidio de su primo, y nada que pueda pasar en un partido será peor que lo que pasó ese día.

Uno de mis miedos (de muchos que tengo) es que cuando más leo, más estudio y más quiero aprender, me doy cuenta que menos sé. A diario me cuestiono cosas que pensaba que tenía dominadas, veo nuevos métodos que me hacen dudar, conozco gente que me impresiona todo lo que sabe y que probablemente no llegue a dominar. Eso sí, no cesaré en mi empeño de seguir adelante, como Gatti en su combate o una de las películas que más me han impactado y que no me canso de ver, interpretada por Paul Newman llamada “la leyenda del indomable”.

Os dejo con una frase que me hace reflexionar: “cuanto más aprende uno, más se da cuenta de lo que no sabe”. Escena que resume La leyenda del Indomable.

Saber competir

Walter Dix

Este viernes viendo la copa del rey de baloncesto te das cuenta que solo un pequeño porcentaje de la población vive de competir. Profesionales que se dedican a ganar o perder, de entrenar y dedicar su vida a la gran competición. Sujetos que son héroes o villanos en momentos puntuales.

Realmente solo importa el que gana, el que llega primero o mete más puntos. ¿Quién se acuerda del tercer corredor de una final olímpica en 100 metros como la de Pekin 2008? Probablemente nadie que no sea un fanático de dicha especialidad. Walter Dix con un tiempo de 9’91 hizo 22 centésimas más que Usaint Bolt (¿quién no lo conoce?) que hizo récord del mundo con 9’69 (pulverizado por el mismo corredor en 2009, y actual récord del mundo). Cuantos corredores a lo largo de la historia han corrido por debajo de 9’91, probablemente no más de treinta, y sin embargo, es poco conocido. Sin embargo, la vida es más cruel que todo eso.

Realmente mi primera afirmación no es cierta, ¿quién puede decir que el resto de la población no compite? Y más con lo que esta cayendo. El día a día es una competición, sin embargo, creo que no sabemos competir porque realmente no estamos preparados para ello. Nuestros padres y abuelos han evolucionado de no tener nada o poco a la sociedad de bienestar. Mientras que nosotros estamos “evolucionando” de la sociedad del bienestar a tener muchas cosas que pagar (casa, coche, etc.) o mejor dicho que en el futuro probablemente no podamos pagar. Tenemos muchas más cosas que tenían ellos, tenemos más necesidades, más problemas, más… Pero tenemos muchas menos cosas que ellos, tiempo para compartir por ejemplo. Nuestro tiempo está dedicado a cosas que no somos nosotros ni lo nuestro. En un caso es en el trabajo y decir lo afortunados que somos por tenerlo, y en otro en buscar trabajo o compadecernos de no tenerlo.

Actualmente yo estoy buscando mi misma competición, mi reto es competir conmigo mismo. Correr un poco más rápido, unos kilómetros más, entrenar mejor, en cuidar más a mi gente, intentar comprender a los demás (es lo que actualmente más me cuesta) y en definitiva hacer las cosas mejor. No se si lo conseguiré, pero no dejare de intentarlo.
Esta es la final de Pekin.

Os presento al Walter Dix.

¿Cuántos records se habrían logrado sin ayuda de la tecnología?

Eddy Merckx

Viernes 10, 6:30 de la mañana y salgo a correr con mi compañero (y amigo) de carrera de los Viernes. El frío apenas nos deja hablar y a mi me da por pensar en una charla que presencie hace unos dos meses. Relaciona la tecnología con el deporte y la actividad física.

Pues resulta que en 1972 Eddy Merckx recorrió 49.431 metros en una hora. En 1996 Chris Boardmand recorrió 56.375, es decir, 6944 metros (casi 7 kilómetros más en una hora). A primera vista no tiene por que sorprendernos, ya que estamos acostumbrados a ver como se baten records constantemente, en multitud de especialidades deportivas. Sin embargo, este último ciclista recorrió 49.441 metros (es decir 10 metros más que los realizados 24 años antes y casi 7 kilómetros menos que los realizados cuatro años antes) realizando la prueba de la hora con una bicicleta de las mismas características que la que utilizó Eddy Merckx.

¿Podríamos decir que es doping tecnológico? Lo que está claro es que en algunos aspectos hemos ganado mucho pero en otros probablemente no. Todo el deporte ha evolucionado mucho en multitud de aspectos, los atletas son más y más profesionales, los métodos de entrenamiento han evolucionado (¿o no?), los equipamientos y las instalaciones son mejores y hacen posible que las condiciones para la competición sean mejor, sin embargo, 24 años después la diferencia son 10 metros.

Esta reflexión hace que me cuestione multitud de cosas. ¿La tecnología nos ayuda y beneficia en nuestra vida diaria?. ¿O ya no sabemos que hacer sin dicha tecnología?. ¿Realmente necesitamos toda la tecnología que utilizamos?
Solo se que cada vez aparecen más compañeros de profesión que “inventan nuevos” métodos de entrenamiento, ejercicios, tendencias, etc. Realmente son mejores estos nuevos ejercicios que los anteriores. Un claro ejemplo es el Pilates (tiene una antigüedad de casi 100 años).

Valoremos más los éxitos anteriores, cuando los materiales eran más rudimentarios, y no debemos dejarnos deslumbrar por los grandes éxitos conseguidos, los records deben realizarse en las mismas condiciones. Al final la diferencia puede ser solo de 10 metros y eso nos pone en nuestro lugar.

http://www.youtube.com/watch?v=cHhuRfSFfwg&feature=related

Buscando inspiración en otras personas, mientras corría.

Buscando Inspiración

Cada vez me maravillo más con las ganas que tienen de vivir nuestros mayores, vemos numerosos ejemplos de personas mayores realizando todo tipo de actividades (de manera organizada o no) para vivir más tiempo y con mayor energía.
Hace dos sábados corriendo yo a las 7 a.m. por el polígono de Alcorcón vi a cuatro de estás personas mayores andando, los mismos que vi el sábado pasado, este hecho me saco de mis habituales reflexiones y me hizo pensar en las ganas de vivir que tienen estas personas. Habitualmente cuando corro por el parque de mi barrio de toda la vida (ya que ahora tengo dos) veo un grupo de unas 30 o 40 personas de avanzada edad haciendo actividad física dirigida por instructores del ayuntamiento. En el club de fitness en el que trabajo veo ejemplos diarios sobre lo que estoy comentando.
Nuestros mayores nos dan numerosas lecciones que no apreciamos y que no tenemos en cuenta. Son personas con muchísima experiencia, y que lo que nosotros viviremos ellos ya lo han vivido o lo han visto en otros. Sin embargo, somos nosotros los que les tratamos de enseñar como funciona el mundo que ellos han construido para nosotros.
Ellos son los auténticos héroes en los cuales nos tenemos que fijar, los que se buscaban la vida en la capital para poder progresar y sacar a sus familias adelante, los que ahora crían a sus nietos con el mismo cariño o más que a sus propios hijos. Y nadie mejor que nosotros para poder homenajearlos, yo aprovecho la oportunidad de escribir en este blog para hacerlo de mis padres, ambos realizan sus ejercicios a diario.
También vemos ejemplos de gente con ganas de vivir que te dejan maravillado, os dejo un vídeo de Nick Vujicic, en el cual pienso cuando las cosas no me salen bien y no dejo de quejarme por ello. Me ayuda a levantarme antes y con más fuerza.
Trato de buscar mi inspiración en este tipo de gente y en la gente mayor con esa fuerza y ganas de vivir que tienen.

Feliz semana.

Reflexiones de un entrenador

Nadal

Con el ritmo de vida que llevamos actualmente, con la situación social y económica que vivimos, …, pocos momentos de reflexión tenemos para detener un poco el tiempo y poder observar lo que hacemos en nuestra vida y la gente que tenemos alrededor.

Mis momentos de reflexión son sobretodo cuando practico actividad física y tengo ese tiempo tan necesario para poder pensar en cosas “intrascendentes”. Esta tarde cuando corría he visualizado el partido de hoy de la final del Open de Australia entre Djokovic y Rafa Nadal (que mejor episodio de la historia deportiva para iniciarme en este blog al que me han invitado a colaborar).

Es evidente que cuando se ven competiciones deportivas y no eres seguidor de los contendientes siempre te decantas por uno o por otro. En mi caso siempre ha sido por el que iba por detrás, el boxeador que estaba contra las cuerdas, el equipo de fútbol que perdía de uno o de dos, …, cuando los focos y las cámaras se dirigen al equipo ganador, al primero que llega a la meta o el púgil que manda a la lona al otro, yo siempre me quedo con el que sufre la derrota, al que lucha hasta la extenuación intentando buscar el logro por el que tanto ha entrenado (tiempo que no percibimos, ya que solo vemos el resultado del momento), al que mira y observa a su contendiente subir al primer escalón del podium. Siendo ese el momento en donde se empieza a preparar la próxima competición, el próximo combate y el próximo partido. Es el momento en el que empiezas a levantarte.

Deportistas como Rafa Nadal nos enseñan que tenemos que seguir luchando para conseguir las cosas por las que nos preparamos, no todo nos sale a la primera (lo mas normal es que tengamos que seguir perseverando para conseguir lo que pretendemos). Fito en una de sus canciones nos enseña que no debemos sentirnos mal si algo no nos sale bien, yo pienso que nos sentiremos mal cuando no intentemos hacerlo lo mejor posible.

También es importante tener tiempo para reflexionar aquellas cosas que consideramos “intrascendentes” y en aquellas personas que nos rodean, Mañana mientras entrene seguiré reflexionando.

http://youtu.be/2FVMrSU0tDA

Muchas gracias Jorge por poder colaborar en tu blog y poner por escrito algunos de mis pensamiento.