La comunicación interna un factor clave de la motivación.

1336892_40263449

Seguimos teniendo presente hoy en día  que unos de los objetivos principales dentro de la empresa  es mejorar la comunicación interna para lograr la motivación de los empleados,  Innovar en VALOR es saber diferenciarse pero, ¿resulta sencillo?.

En el artículo anterior hacía referencia al presentismo laboral, en esta ocasión me gustaría mencionar a un derivado del mismo, el denominado absentismo emocional — el trabajador está en su puesto de trabajo, sólo de cuerpo presente,  pero su mente, disposición  y motivación están fuera del  mismo— , provocando lo que denominamos improductividad.

Actualmente y debido a la situación económica del país, algunas empresas están viendo afectado su negocio por esta causa, porque hoy en día “tener trabajo es un lujo”, pero en algunos casos genera el efecto contrario al deseado. Nos encontramos  empleados desmotivados con miedos, fruto de la desconfianza e inseguridad por perder su puesto de trabajo lo que  provoca una limitación en su desarrollo profesional como consecuencia de la falta de motivación e información.

Por este motivo debemos erradicar el problema, que trae implícito otras consecuencias que pueden empañar el clima laboral y la productividad.

Queremos incrementar las posibilidades de colaboración, favoreciendo las iniciativas y activando la creatividad, motivación, desarrollo personal y profesional.

Por ello es importante sentirse parte activa de una organización necesitamos estar informados y que nuestra participación reciba el adecuado reconocimiento, en este sentido la comunicación interna es tan importante para los empleados como para la dirección.

El objetivo es aumentar la  motivación de los empleados como consecuencia directa su productividad.

Reflexión sobre Productividad

TIME_2010_wall

Actualmente seguimos teniendo presente en muchas empresas una a Sociedad Industrial, pero forman parte de la Sociedad del Conocimiento.

Algunos prototipos que tenían sentido entre los trabajadores de fábricas siguen usándose, sin modificarse, entre los trabajadores de oficina o personal de conocimiento.

Una evidencia  es la obstinación que todos tenemos en considerar el factor tiempo como el elemento principal para medir nuestra  productividad.

La palabra tiempo la tenemos presente en cualquier conversación y además la utilizamos como la excusa clásica que en algún momento todos hemos dado: “no he podido hacer… porque no he tenido tiempo” o “es que si tuviera tiempo lo hubiera hecho”.

Todos cometemos el error de valorar las personas que trabajan mucho, es decir, que trabajan muchas horas. Párate a pensar un momento ¿cuánta gente conoces que cuando quieren recalcar sus cualidades como mejor empleado  mencionan “es yo soy muy  trabajador” o “yo trabajo mucho”, pero ¿conoces a alguien que diga “soy muy productivo”?

El problema radica en que todavía hoy en día existen bastantes empresas en las que el presentismo – hasta que no se vaya el jefe no me voy – sigue siendo un valor que se cuida y promueve. Salir a las ocho o nueve de la tarde/noche, todos los días, se considera un modelo de medición de la productividad y de involucración con la empresa.  Pero no se tiene en cuenta las pérdidas de tiempo que han tenido a lo largo del día, provocando la inefectividad de sus tareas, procesos y procedimientos.

Este tipo de conducta es lo que provoca el fenómeno denominado Workaholic –adicto al trabajo – habitualmente muchas empresas  relacionan  actividad con productividad y defienden a este tipo de empleados que se muestra como ejemplo ante los demás – frases del perfil “ hacer muchas cosas sin perder el tiempo”, “no puedo perder el tiempo” –  esto es considerado como alta productividad, sin prestar atención a la efectividad del trabajo realizado, errores generados por una persona estresada de forma progresiva y, normalmente, más reactivo que proactivo.

Los paradigmas que continúan presentes en muchas mentalidades, están tan acomodados y compartidos en la sociedad  que resulta  imposible renunciar a la utopía de no pertenecer a ese grupo.

Nosotros, todos aquellos que pertenecemos a la Sociedad del Conocimiento tenemos que cambiar, ya que se trata de procesos mentales — no de  trabajadores de fábrica — por este motivo no tiene sentido aplicar los estándares productivos de éstos.

La cantidad de valor añadido que podemos aportar a cada una de nuestras acciones  es lo que va a medir nuestra productividad, y esto se incremente con nuestras capacidades de analizar, diseñar e innovar.

Creo que ha llegado el momento de plantear soluciones y estrategias para cambiar esta sociedad, para empezar el cambio debemos hacerlo nosotros primero y aportar nuestro granito de arena.

No te preguntes lo que tu país puede hacer por ti. Pregúntate lo que tú puedes hacer por tu país. (John F. Kennedy)