¿Cuántos records se habrían logrado sin ayuda de la tecnología?

Eddy Merckx

Viernes 10, 6:30 de la mañana y salgo a correr con mi compañero (y amigo) de carrera de los Viernes. El frío apenas nos deja hablar y a mi me da por pensar en una charla que presencie hace unos dos meses. Relaciona la tecnología con el deporte y la actividad física.

Pues resulta que en 1972 Eddy Merckx recorrió 49.431 metros en una hora. En 1996 Chris Boardmand recorrió 56.375, es decir, 6944 metros (casi 7 kilómetros más en una hora). A primera vista no tiene por que sorprendernos, ya que estamos acostumbrados a ver como se baten records constantemente, en multitud de especialidades deportivas. Sin embargo, este último ciclista recorrió 49.441 metros (es decir 10 metros más que los realizados 24 años antes y casi 7 kilómetros menos que los realizados cuatro años antes) realizando la prueba de la hora con una bicicleta de las mismas características que la que utilizó Eddy Merckx.

¿Podríamos decir que es doping tecnológico? Lo que está claro es que en algunos aspectos hemos ganado mucho pero en otros probablemente no. Todo el deporte ha evolucionado mucho en multitud de aspectos, los atletas son más y más profesionales, los métodos de entrenamiento han evolucionado (¿o no?), los equipamientos y las instalaciones son mejores y hacen posible que las condiciones para la competición sean mejor, sin embargo, 24 años después la diferencia son 10 metros.

Esta reflexión hace que me cuestione multitud de cosas. ¿La tecnología nos ayuda y beneficia en nuestra vida diaria?. ¿O ya no sabemos que hacer sin dicha tecnología?. ¿Realmente necesitamos toda la tecnología que utilizamos?
Solo se que cada vez aparecen más compañeros de profesión que “inventan nuevos” métodos de entrenamiento, ejercicios, tendencias, etc. Realmente son mejores estos nuevos ejercicios que los anteriores. Un claro ejemplo es el Pilates (tiene una antigüedad de casi 100 años).

Valoremos más los éxitos anteriores, cuando los materiales eran más rudimentarios, y no debemos dejarnos deslumbrar por los grandes éxitos conseguidos, los records deben realizarse en las mismas condiciones. Al final la diferencia puede ser solo de 10 metros y eso nos pone en nuestro lugar.

http://www.youtube.com/watch?v=cHhuRfSFfwg&feature=related

Programación de Sistemas. Primera clase

Ingeniería Telemática - Universidad Carlos III de Madrid

Ya tenía ganas de empezar las clases del segundo cuatrimestre. Como en el primero no imparto clase se ha hecho un poco larga la espera.

Mi papel en la universidad es de profesor asociado, encargándome de un grupo pequeño de primer curso de programación en Java, concretamente en el Grado de Ingeniería Telemática.

Un profesor asociado debe impregnar a sus alumnos con su experiencia. Bolonia deja poco espacio para esto. Estamos limitados por el tiempo y a la realización de una serie de ejercicios en clase y otros muchos en casa por parte del alumno. Si a esto le unimos que hay un periodo alto de comprensión de los conceptos de programación, el profesor tiene muy, muy poco margen para mostrar esa experiencia.

En el verano decidí que al menos la primera clase debía cambiar la orientación. La primera clase que es de resumen y en teoría fácil la podía utilizar para motivar a mis alumnos.

La clase empezó directamente con la primera parte de uno de los capítulos de Redes (concretamente el 89 – Los secretos de la creatividad) que habla de creatividad, el elemento y pasión. Ni me había presentado y ya estaban el video en la pantalla. Mis alumnos debían pensar –este tío está loco– las caras mostraban asombro pero mucho mucho interés.

Terminado el vídeo hice mi presentación en nombre y pasamos a comentar cada uno de los aspectos del vídeo, intentando transmitirles que debían buscar aquello que realmente les apasionase.

Enlazando esto con el mundo de la programación y mi experiencia profesional les intenté hacer ver lo maravilloso del mundo de las tecnologías de la información y como podía ser el mundo laboral que les espera dentro de unos años. Lo bueno y lo malo.

Sus caras pedían más pero era el momento de programar, ¡bien!, empezamos con unos conceptos teóricos y se nos acabó el tiempo, finalizando con el vídeo:

“It’s not enough to be the best when you have the ability to be great”
(este vídeo lo aconsejó Sergio Alcalde en nuestro grupo solusoft innova).

Deseando que llegué ya la siguiente clase.